DISLEXIA – BILINGUISMO

¿QUÉ ES LA DISLEXIA? ¿QUÉ HACER CUANDO SE PRESENTAN INDICADORES?

Una primera definición sencilla de la dislexia es la que nos dice que es el problema para aprender a leer que presentan niños-as cuyo coeficiente intelectual es normal y no aparecen otros problemas físicos o psicológicos que puedan explicar las dichas dificultades.

La dislexia va unida en ocasiones a otros problemas de aprendizaje escolar, tales como la disgrafía (dificultades en el trazado correcto de las letras, en el paralelismo de las líneas, en el tamaño de las letras, en la presión de la escritura…), y en fases posteriores aparece la disortografía (dificultades para el uso correcto de las reglas de ortografía.

Ocurre con gran frecuencia que al niño-a se le tacha de estar distraído-a y se atribuye a estas características su mal funcionamiento escolar, presionándole para que trabaje, atienda, y de alguna manera resaltando por el rasgo de su incapacidad para aprender.

Hay que tener en cuenta que la realidad es justo al revés, ya que las características de dificultad para mantener la atención es consustancial al problema disléxico, y si bien es una dificultad para el aprendizaje, no es algo que el niño pueda controlar voluntariamente, y cuya mejora debe entrar dentro del esquema de tratamiento del problema.

Con el alumnado que presenta indicadores de dislexia podemos hacer una serie de actividades que mejorarán su nivel lectoescritor. Tanto si al final se confirma el diagnóstico como si se descarta, en cualquier caso serán muy beneficiosas para facilitar el aprendizaje de la lectoescritura.

Lo importante es realizar este tipo de entrenamiento antes de los 8 ó 9 años, preferiblemente durante el último curso de la etapa de educación infantil y el primer curso de educación primaria, sin tener en cuenta que desde el colegio aún no exista alarma.

En cualquier caso, no podemos esperar a que se confirme el diagnóstico porque habremos perdido la mejor época para intervenir y preparar al niño/a para el aprendizaje de la lectura, y tendremos un problema serio si empieza 3º de primaria, y aún no hemos intervenido la dislexia, ya que el aumento de exigencias escolares hará visible el problema.

En estos enlaces se desarrollan las actividades que tanto a nivel de familia como de centro escolar podemos desarrollar si observamos indicadores de una posible dislexia.

http://atutoria-almeria.blogspot.com.es/search/label/Dislexia

RESUMEN DISLEXIA Y BILINGÜISMO

Si el aprendizaje del segundo idioma es posterior al “dominio” del primero, es decir después de la infancia, se pueden presentar dificultades además de las ya mencionadas, en las estructuras gramaticales, y en el uso de los tiempos, que se pueden corregir enseñando las estructuras en la (L1) y en la (L2) cuantas veces sea necesario, es más probable que no se pueda dominar la lectura y la escritura si el aprendizaje es tardío.

Para el diagnóstico de trastornos en el lenguaje es necesario identificar las causas y la parte del proceso lingüístico donde se presentan las dificultades, hablando más específicamente de los trastornos de la lectura y la escritura y para lograr un diagnóstico más o menos confiable.

Diagnóstico:

Para los que se encuentra en la etapa de adquisición y ejercitación la lectura y el dictado de oraciones y palabra, además del a extracción de oraciones sencillas de un texto corto y su posterior escritura, para niños de segundo curso en adelante se recomienda el dictado y la lectura de textos cortos de acuerdo a su edad y grado así como la interpretación de lo leído.

Estos acompañados de la evaluación de la atención y la memoria través de la lectura correcta de un texto y preguntas del contenido con esta técnica se explora la capacidad de comprensión e interpretación de un texto escuchado.

Se evalúa la audición fonética mediante la discriminación auditiva de sonidos de palabra y pseudopalabras de serie de palabras.

Problemas en el bilingüismo: en el caso específico de la dislexia recordemos dos cosa; la primera es que el niño disléxico cuenta con una inteligencia suficiente, e incluso en algunos casos hasta mayor al promedio; la segunda es recordar que es un problema que se presenta hasta el aprendizaje de la lectoescritura y no tendría problema durante el proceso de formación del lenguaje oral por lo que hay especialistas que recomiendan la inmersión al bilingüismo de personas disléxicas en edades tempranas, tomando en cuenta el pensamiento visual que predomina en los disléxicos y analizando lo siguiente.

El llegar a ser bilingüe para cualquier niño, requiere un esfuerzo cognoscitivo suplementario por parte de este. El niño monolingüe comienza el proceso de adquisición seleccionando segmentos, de entre todos los sonidos que oye, que corresponden a distintas palabras. Al descifrar el código que es el lenguaje, el niño consigue relacionar series de sonidos con los conceptos correspondientes, por ejemplo, la palabra “Casa” es una   tarea que obliga al niño a discriminar entre los distintos sonidos de las palabras (discriminación auditiva) y luego a tener la capacidad cognoscitiva de relacionar palabras y conceptos.

¿Qué pasa a nivel de lenguaje oral? A nivel del lenguaje oral se podría decir que esta relación de sonidos con conceptos en los disléxicos es en cierta forma, más fácil debido al ya mencionado pensamiento visual y se puede realizar simultáneamente en los dos idiomas; si este proceso es llevado de una manera correcta podría ayudar a alcanzar la separación de los códigos lingüísticos ya que se piensan los conceptos en ambos idiomas y también a superar de manera más fácil las dificultades que se presenten al llegar a la parte escrita de ambos idiomas.

El principal problema que los disléxicos pueden enfrentar en el bilingüismo, cuando es simultaneo, es el mismo que el que enfrentan en su lengua materna tener problemas con la lectura, la escritura y la ortografía y también la confusión de los fonemas de los idiomas al momento de volverlos grafías o escribirlos, por ejemplo podrían escribir en español su (L1) “las sillas the la casa debido a su semejanza fonética con el de en español o en inglés su (L2) “Bis make honey” cuando en inglés se escribe bees aunque se pronuncia bis, este problema se tiene incluso sin el aprendizaje de un segundo idioma y se puede trabajar en ambos para superar de las dificultades que se presentan a nivel de lenguaje escrito.

Para saber más leer este artículo de la Universidad de México.

http://cel.prepa2.unam.mx/documentos/eventos/5osimposio/M1_02.pd

Para saber más leer este artículo de la Universidad de México.

http://cel.prepa2.unam.mx/documentos/eventos/5osimposio/M1_02.pdf

  • Guía para familias con hijos e hijas con dislexia.
  • (Alma flor Ada y Colin Baker

http://www.arrigorriaga.net/es-ES/Atuservicio/Euskera/Paginas/Guiaparapadresymadresdehijasehijosbilingues.aspx

http://www.auladiez.com/didactica/FONTE-TrabajoFinalMariaGarciaMenendez.pdf